Definiendo un plan de negocios: Los desafíos de MailTrack

Las cosas se desplazan rápido en el entorno de las startup. Semanas antes de lanzar la MailTrack Tool para iOS y MailTrack for Work, Nacho González-Barros cree que MailTrack no debe olvidarse de que todavía está definiendo su plan de negocios, y que el proyecto irá allá donde lo lleven sus usuarios. 

El mes pasado fue un marco no planeado para MailTrack, uno de los más importantes desde que empezó a diseñar su plan de negocios en noviembre de 2013. Tras sobrepasar las 400,000 instalaciones y alcanzar una inversión total de 1 millón de euros, nuestra startup en Barcelona acaparó la atención del sector en España tras ser considerada por Wired como una de las startups más hot de Europa en 2015.

Agosto suele ser un mes lento por aquí, ya que la mayoría de los negocios del país usan sus vacaciones en este período. Pero existe un consenso en aumento de que los próximos meses serán clave para nuestro éxito, especialmente aquellas decisiones que se tomarán desde ahora hasta el final del año. Por eso, hemos concentrado todo el descanso posible en una semana, mientras que usamos lo que quedó del mes para diseñar algunas estrategias para nuestra empresa.

El lanzamiento oficial de la MailTrack Tool para iOS y de nuestro plan profesional bajo MailTrack for Work son los mejores ejemplos del momento que estamos viviendo, y, a su vez, nos recuerdan que aún somos una startup, pasando por un proceso de aprendizaje.

Pero, ¿qué significa esto para MailTrack? Me he reunido con Nacho González-Barros, CEO y uno de sus fundadores, para preguntarle su opinión sobre el futuro de nuestra herramienta de email tracking.

 

NACHO GONZÁLEZ-BARROS, FUNDADOR Y CEO, MAILTRACK.IO

“Aún estamos definiendo nuestro plan de negocios”

Nacho González-Barros

Nacho González tiene 41 años y es CEO de MailTrack.io. Es emprendedor en serie desde 1995, y ha fundado páginas webs como InfoJobs y Niumba (vendido a TripAdvisor).

 

Me acuerdo de la sensación de estar empezando un plan de negocios en los inicios de MailTrack.io. Éramos un equipo de 4, y ahora llegamos a tener 10 personas en la oficina. Quizá ya no seamos una startup…
Creo que te equivocas. Me gusta la definición de Steve Blank de startup: un proyecto que se está probando y definiendo. Eso es lo que todavía somos a día de hoy. De alguna manera, todavía estamos empezando nuestro negocio, descubriéndolo todo, desde el perfil de nuestro usuario hasta cómo vamos a hacer que todo esto sea sostenible.

Pero está claro que ya hemos avanzado mucho.
Definitivamente. Hemos consolidado algunas cosas. Por ejemplo, queremos mantener la sencillez, y a la vez seguir siendo una de las pocas soluciones de la industria de email marketing completamente gratis e ilimitada. También hemos demostrado que nuestra ambición de llegar a todos los mercados, más allá de los Estados Unidos y Europa, ha sido acertada. Pero creo que estos puntos son excepciones de la regla.

Entonces, en ese proceso de aprendizaje, ¿cómo describirías el momento en el que estamos ahora mismo en MailTrack?
Lo que define MailTrack en su estrategia ahora mismo es la monetización y el reto de lanzar nuestro software de email tracking para móvil. Estos dos puntos se desarrollan en MailTrack for Work, que es la versión premium de MailTrack con funcionalidades profesionales, y la MailTrack Tool para iOS. Lanzaremos ambas en las próximas semanas.

Hemos decidido lanzar la MailTrack Tool como una app adicional a nuestra extensión de Chrome. ¿Qué hay detrás de esa decisión?
Hemos descubierto que nuestros usuarios están deseando tener nuestra app pero, a la vez, no desean abandonar el app nativa de sus smartphones. Por esa razón, la MailTrack Tool es un app de email que llevarás contigo en tu móvil cuando necesites usar MailTrack sin un ordenador a mano. De hecho, así la estoy usando yo como beta tester. Cuando necesito saber si se ha abierto o no un email enviado con MailTrack, o rastrear un email desde la calle, abro la MailTrack Tool en mi iPhone y lo hago justo antes de llegar a la oficina.

¿Y la versión de Android?
Primero lanzaremos la MailTrack Tool para iOS. Android tiene desafíos extras porque funciona en una gama amplia de dispositivos. Además, el feedback que recibamos de la versión para iPhone realmente nos ayudará a hacerla aún mejor.

MailTrack for Work parece un caso curioso. Aún no la hemos lanzado oficialmente, pero ya tiene algunas cifras interesantes.
Hemos sobrepasado nuestros objetivos iniciales en la fase de pruebas de MailTrack for Work. Justo antes de lanzarla, ya tenemos más de 1.000 clientes. Creo que es un indicador interesante de que nuestras funcionalidades profesionales para MailTrack son útiles para nuestros usuarios. Y como MailTrack for Work aún está en sus inicios, tendremos muchas oportunidades para que ese interés crezca.

“Si lo que hacemos no interesa al usuario, nada tiene sentido”

Pero si vamos a lanzar la MailTrack Tool para iPhone y MailTrack for Work, ¿por qué dices que aún estamos definiendo nuestro plan de negocios?
Porque cuando empiezas un negocio, nunca puedes asumir que lo que decides es completamente correcto. Intentas conseguir los mejores indicadores, las mejores encuestas y datos. Pero una premisa es básica: puedes estar equivocado.

¿Qué pruebas crees que son las más sólidas a la hora de definir ese camino?
La utilidad de lo que hacemos por el usuario.

…¿solo eso?
Si lo que hacemos no interesa al usuario, nada tiene sentido. Además, recuerda que descubrir si somos útiles o no, no es algo trivial. Para empezar, tenemos todo tipo de usuarios: familias, organizaciones, emprendedores, vendedores, gente buscando trabajo. Descubrir qué perfiles son los principales es muy difícil. Después tienes todas las dificultades a la hora de investigar: todas las limitaciones metodológicas, sesgos por todos lados, la diferencia entre lo que uno dice y lo que piensa. Y, claro, la necesidad de hacer que todo ese proceso y nuestro negocio sean sostenibles.

Sin embargo, como Fundador y CEO, ¿qué aspiraciones tienes para MailTrack como empresa?
Creo que MailTrack tiene el potencial de ser una herramienta completamente necesaria para todos los que usan el correo electrónico como una herramienta de productividad. Y pese a que aún tenemos mucho que hacer, creo que asumimos una postura correcta frente a ese desafío.